29 julio 2008

Las Sorpresas de Facebook

No me interesa hablar de Facebook, porque ya se ha hablado suficiente sobre el tema y porque todavía no sé si me gusta o no. Mi cuenta la he abierto y cerrado como cuatro veces, primero porque lo encontré fome, luego por expuesto, después por quitarme tiempo y cuarto por hacerme adicta. Ahora último estoy pasando por un período de reconciliación con esta "herramienta social", porque reconozco que me he divertido mucho viendo fotos antiguas y actuales de mis amigos y no tan amigos, conociendo sus guaguas y parejas, sus viajes y familias, y especialmente saludando a todo el mundo para sus cumpleaños. Y claro, volví a abrir mi cuenta, aunque ya no le dedico mucho tiempo.

Hace unos días mi mamá me contó que una amiga suya encontró a una hermana ilegítima de su abuelo en Facebook y terminaron juntándose a tomar té. Y claro hay gente que se ha encontrado con antiguos amores y viejos amigos de la infancia, aunque ese no es mi caso, porque he tenido muy pocos amores y a mis amigos no suelo perderles la pista. Pero lo que sí encontré fue a una antigua compañera de un taller literario, con la que compartí algunas tardes de otoño e invierno hace ya algunos años, y que ahora me escribe en Facebook, porque había leído a Maugham en el verano y de ahí había llegado a un viejo artículo mío sobre el autor, y de ahí había descubierto mi blog y de ahí a ubicarme en Facebook. Genial. Y aunque no nos conocimos mucho en ese taller (de hecho ella partió a los pocos meses con rumbo a Finlandia), me acuerdo de ella y de sus cuentos del norte de Europa, de sus personajes especiales y sus atmósferas frías, y me parece increíble que años después se aparezca por aquí, por la Feria de las Vanidades. Gracias Silvia por tus lindas palabras. En una de esas, terminamos organizando una reunión de ex-compañeros de taller o armando un grupo de Facebook que diga YO FUI UNO DE LOS ALUMNOS DE ... EN EL PARQUE FORESTAL. Por lo pronto ya se unió al Grupo de W. Somerset Maugham is an Amazing Writer, lo que no es menor.
 

5 comentarios:

solemin dijo...

Hola Becky!!! Una de las cosas buenas de facebook es que conocí tu blog... de verdad, lo "descrubrí" la semana pasada en un día no muy propicio, pues tenía que entregar al otro día un ensayo final para uno de los cursos de un magíster q estoy haciendo y la verdad es que me robó algunas horas que claramente necesitaba. Pero no pude dejar de leer. Tengo sólo dos blogs entre mis favoritos: éste y otro de una amiga poeta, que también es maravilloso (furiosa.blogspot.com). Nada más que felicitarte y aquí tienes una nueva lectora fiel.
Muchos besos!!
Sole Acuña

Becky dijo...

Gracias, Sole!!!

Anónimo dijo...

Gracias Becky, estoy convencida que con un poco de tecnología, un alma curiosa y también una cuota de suerte, podemos llegar a encontrar aquellos eslabones que creiamos pérdidos y que de una u otra manera, nos hayamos dado cuenta o no, también nos hacían falta.
Y sí, gracias a que fuí una alumna de....es que descubrí que Somerset Maugham is an amazing writer, pero aún mejor, tuve la oportunidad de conocerte a tí.

Afectuosos saludos,

S.
alias Lady Finn

fisgón morbosón dijo...

Para lo único que sirve facebook es para fisgonear.

peludito dijo...

A mi me encanta facebook. Puedo revelar mis falsas, impudicas intimidades por doquier. Introducir mis fotos escalofriantes impunemente en las retinas de mis muchos muchos amigos y en fin, dar lastima y risa y perplejidad a las vastas vastas alamedas donde pasea el hombre libre.