14 octubre 2008

Aclaración

No sé si alguien en la Clínica Las Condes leyó mi post anterior, pero lo cierto es que ayer en la tarde tuve que volver al que llamé "un infierno seudo hospitalario" y fui recibida de lo más bien. De partida el doctor se excusó por haberme dejado plantada el otro día, porque al parecer la secretaria me confundió con otra paciente que había cancelado su hora y por eso él se había retirado antes. Y me dijo que estaba al tanto del error en la cuenta médica y que se estaba haciendo una investigación en la clínica para ver qué es lo que estaba pasando con los cobros de los anestesistas. Además me explicó que las operaciones que me habían hecho tenían por finalidad evitar que me extrajeran la glándula, por lo que me pedía que confiara en él y que me hiciera una tercera intervención en el piso de la lengua para solucionar mis molestias bucales sin tener que sacar la glándula salival. Y que si esto no resultaba, ahí recién pensarían en sacarme la glándula submaxilar.

Como sea, lo increíble es que le creí y volví a confiar en él. Y para esta semana tengo programada una nueva operación sublingual, que espero sea la última. A la salida de la consulta, que duró por lo menos 30 minutos, me dirigí a la caja a pagar, y cuál no sería mi sorpresa cuando me dicen que la visita no tenía costo "para mí". En fin, ahora que la Clínica Las Condes se ha puesto más amable, volveré a meditar mi decisión de abandonarla (y dependiendo del resultado de esta última intervención, veré si la sigo considerando "un infierno seudo hospitalario"). Lo único que espero es que no me llamen a declarar por el tema de los cobros médicos, que ya una vez tuve que ir a dar mi testimonio a la Municipalidad de Santiago cuando perdieron mi cuento y no fue una experiencia agradable (menos saber que luego de esta investigación decidieran cerrar la convocatoria a los juegos florales Gabriela Mistral). Y espero que todo salga bien y que terminen de una vez mis molestias glandulares. 

Y a los que esperan su sesión mensual de narrativa, debo informarles que Becky Sharp suspenderá sus actividades literarias por esta semana, y que el taller que dicta con tanto esmero y profesionalismo se realizará el lunes 20 de octubre en un lugar que ya será anunciado. Cariños a todos, y excuse-moi clínica Las Condes si fui muy precipitada en mis juicios.

2 comentarios:

sg dijo...

A pesar de su posible reculamiento, señora Becky, quedan para la posteridad estas perlas:

"("shusha, mami, se me enredó la shala con la calza", le escuché decir a una seudo prostituta en el ascensor)"

"mujeres vestidas de buzo y Louis Vuitton, señoras con la guata al aire, anteojos dorados y sobredosis de bótox, niñitos morenos con mamás rubias oxigenadas, mujeres con carteras grandes y zapatos de taco alto de muy dudoso gusto y niñeras peruanas de mirada ausente"

Becky dijo...

Parece que estaba muy enojada cuando escribí el antiguo post. Vamos a ver cómo me queda el humor después de la tercera operación.
Cariños,
B.S: