19 junio 2008

Chesil Beach

Estaba tan ansiosa por leer Chesil Beach que una vez que mi amiga C. me lo regaló, sentí miedo de que el libro me defraudara. Y la verdad es que no fue así, porque mis expectativas se cumplieron con creces.

Tengo que decirlo: Chesil Beach es un libro magnífico, tan bueno como Sábado y Expiación, aunque a ratos uno crea que es menor. Habla de una pareja de jóvenes recién casados y de sus temores y ansiedades frente a la eventual iniciación sexual en una época donde hablar de sexo era un tema tabú. Todo transcurre en Inglaterra, en 1962, un año antes de la llamada revolución sexual, y McEwan narra con destreza y elegancia este ambiente reprimido y las vidas de estos jóvenes que, provenientes de distintas clases, tienen la ventura o desventura de conocerse y amarse en el sentido más puro de la palabra.

No quiero contar el desenlace, porque recomiendo su lectura, sólo quiero comentarles que no es un libro dulce ni bonito, más bien es triste, desolado y desesperanzador, como a veces suele ser el amor no correspondido, platónico o imposible de consumar. Pero es un libro que vale la pena tener y leer (aunque a algunos les de aversión el nombre de McEwan o los libros amarillos de Anagrama). Muy recomendable.

2 comentarios:

El Lector Imperialista Compulsivo dijo...

Otro ejemplo más de la calidad superior de la literatura y artes ingleses (inclúyase Inglaterra, irlanda, escocia y usa) respecto del mediocre y alicaído panorama francés o italiano. Véase interesante artículo de la revista Time de hace unos meses.

http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,1686532-1,00.html

Señor del Foulard dijo...

Becky, qué bueno que se me adelantó con la lectura. Yo estoy en el capítulo 1 y creía que el único a quien le gustaba el relato de Mc Ewan. Yo, un acostumbrado prejuicioso, había dejado pasar sus libros por mi lado, sin siquiera darles una ojeada. El sábado, cuando comencé con mi lectura, disfruté e imaginé cada parte, desde el melón con cherry hasta el sonido del carro de comidas.

Ahora, más que nunca, siento ganas de terminarlo. Gracias por su recomendación.