15 junio 2008


"The nature of men and women - their essential nature - is so vile and despicable that if you were to portray a person as he really is, no one would believe you."

William Somerset Maugham

6 comentarios:

SGluglu dijo...

Y, sin embargo, su Feria de las vanidades tenía personajes realmente malvados.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Vladimir Nabokov dijo...

Some of my characters are, no doubt, pretty beastly, but I really don't care, they are outside my inner self like the mournful monsters of a cathedral facade -- demons placed there only to show they have been booted out. Actually, I'm a mild old gentleman who loathes cruelty.

Becky dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Becky dijo...

Curiosos los comentarios que me llegaron con este post. El de SGluglu tiene toda la razón: La Feria de las Vanidades está plagada de personajes malvados, aunque bastante reales.
La cita de Nabokov me parece buenísima.
Y el comentario de Anónimo (que suprimí por malo) me parece bastante sorprendente: una historia mal escrita, mal redactada y que no se entiende en lo absoluto, y que sólo deja en evidencia la mente retorcida de su autor (¿o autora?) y de una inagotable aunque pueril imaginación.

Becky dijo...

En realidad no debí haber borrado el comentario anónimo, que por lo que me cuentan aparece en un blog. Lo publico de nuevo para que lo lean con atención (es de DIFICILÍSIMA lectura y gran contenido intelectual). Además de paso me habla injuriosamente de mí:

"Por su parte, ella se ha apasionado en que le cuente historias del sur del mundo. Y esta vez, le comentaba de la historia de una muchacha que se había inventado un amante, que le escribía SMS a la hermana de su marido, pretendiendo quizás un error, un alcance de nombres en su agenda del celular entre el nombre de su cuñada y el de su amante, algo un poco desesperado, que hacía existir este misterioso hombre, -el supuesto destinatario de los SMS- no se entendió nunca el propósito, pero el asunto es que los SMS le llegaban con recurrencia, con mensajes del tipo: marido salio, nos vemos en el Takk a las 7, lo pase increíble. Besos miles, espero estar bien para nuestra fuga, te quiero. Carla, entusiasta, preguntaba y ¿qué hizo la cuñada? Pues, ¿Qué iba hacer? Primero pensó a nadie le falta dios -pues la chava esta no es muy agraciada- después se preocupo, y pensó en conversar familiarmente el tema, y después reflexionó, que no quería involucrarse. Me lo contó sólo a mí, para desahogarse y compartir el sentido del humor que tienen estas fantasías."